William Handal

Lafitte Fernández julio 3, 2017
102nueve

Las malas noticias llegan así: de golpe, sin etiqueta, sin condiciones, desaplomadas. “Murió William Handal”, escribió alguien en las redes sociales. Y entonces la historia se vuelve injusta y, a veces, hasta cínica.

Las malas noticias llegan así: de golpe, sin etiqueta, sin condiciones, desaplomadas. “Murió William Handal”, escribió alguien en las redes sociales. Y entonces la historia se vuelve injusta y, a veces, hasta cínica.

William fue un hombre de esos que no sólo lo extrañará una comuna, un clan. Es un hombre de esos que las patrias no deben peder y siempre se extrañan cuando se van,

Sé poco del final de William. Sólo sé que murió en un hospital de Miami por un padecimiento crónico.

No puedo escribir, ni siquiera, que puedo acercarme a ser un biógrafo de William. Ni siquiera se de él lo suficiente para hacer una biografía mínima. Pero sí sé lo necesario para recordarlo como una alma buena que amaba lo que hacía, que fue tan leal que ni siquiera se podían interpretar los silencios, que disfrutaba como nadie su familia y que no le importaba que su equipo, El Firpo, ganara o perdiera: lo que le importaba es que existiera y compitiera decentemente,

William fue siempre un hombre moderado. Estoy seguro que jamás organizó un ataque con sevicia contra nadie. La maldad siempre le anduvo lejos. Le debilitaba el alma por injusta y cobarde..

No recuerdo cómo conocí a William Handal. Sospecho que lo hice cuando era gerente de TACA. Decían que era bueno para los números y las finanzas y un estupendo negociador. Por algo lo tenía ahí Roberto Kriete.

Después conocí a William como amante del deporte. Hasta aseguran que era un magnífico basquetbolista. Más tarde supe, y nos relacionamos, porque poseía una agencia de publicidad.

El último William Handal que me sorprendió fue el Ministro de Hacienda de Elías Antonio Saca. Sin mucho aspaviento, sin quejarse, con mucha honradez, , con gran conocimiento técnico manejó las finanzas públicas de un país entero con las mejores certificaciones de los organismos internacionales. No sé cómo lo hizo pero William sacó dinero para todos los programas sociales que fueran posible en El Salvador. Arregló todo menos las pensiones que era un problemón que sólo no lo podía solucionar.

Siempre he creído que los mejores hombres manejan los asuntos públicos con inteligencia, algunas veces, pero otras con mucha intuición.. Ser Ministro de Hacienda en cualquier país de los nuestros no sólo requiere conocimiento técnico sino también inteligencia e intuición. Y eso lo sabía William Handal.

Alguna vez le pregunté a William el por qué había aceptado ser Ministro de Hacienda. Me respondió que para responderle a un gran amigo suyo. Pero después me confesó que para aceptar debió hacer una suerte de exorcismo personal. El tenía una visión simple y práctica de la política: se llega a ella no para contaminarse sino para ayudar a la gente. Y así lo hizo.

A William siempre le debí favores. Sobre todo cuando una hija mía sufrió un accidente y la llevaron inconsciente a un hospital privado de Costa Rica. Yo estaba desesperado por tomar un avión a San José. No había espacio y existían menos vuelos diarios.

Entonces llamé a William para que me ayudara a conseguir una plaza en un avión de TACA. Le expliqué lo que pasaba. Le dije que era una emergencia. William no me mandó a hablar con nadie. Viajó y me esperó en el aeropuerto y ahí me montó en un avión.de TACA. Ese favor siempre me quedó grabado en la mente. No hay paga cuando humanizas lo que haces de esa manera.

¡Descanse en paz William Handal!