Los enemigos del fin de año 2017

Redacción 102nueve.com diciembre 13, 2017
Foto: Radio 102nueve

Existen tres enemigos que no son silenciosos, que deben de considerarse por parte de las autoridades y ciudadanos para que la fiesta no se convierta en llanto

Por: Ricardo Sosa

Llegamos al último mes del año, y los ciudadanos, comerciantes y empresarios tienen sus expectativas de comprar, en el caso de los primeros, y de vender, para los segundos, con tal de equilibrar un año que ha sido negativo. Las luces y decoraciones anuncian desde finales de octubre que ha llegado la que se considera la mejor época del año por su clima, la vida nocturna, regalos, estrenos y una serie de eventos que animan a pasarla bien, y a estar en paz y brindar amor a nuestro prójimo.

Pero existen tres enemigos que no son silenciosos, que deben de considerarse por parte de las autoridades y ciudadanos para que la fiesta no se convierta en llanto, los cuales en mi opinión son:

  1. La inseguridad, que incluye el hurto, el robo, asaltos a mano armada, la extorsión a comerciantes, micros y pequeños empresarios, empresas, ya que adiciona al pago de la mal denominada “renta” se tiene que cancelar el denominado “aguinaldo” por parte de las estructuras criminales.
  2. El alto costo de la vida, que tiene en grave situación económica a muchas familias salvadoreñas, tanto en las ciudades como en lo rural, incluyendo el desempleo, que trae como consecuencias la depresión y la semana anterior se conocieron en diferentes medios más casos de suicidios (ahorcados) debido a deudas y crisis financiera.
  3. El tráfico vehicular, que es un caos, y no se buscan alternativas de solución por parte del Viceministerio de Transporte (VMT), y que continúan generando más consecuencias que afectan en primer lugar el estado de ánimo de los ciudadanos, al estar tanto en la mañana como en la tarde en fuertes congestionamientos, que pueden sumar más de tres horas al dia, sin considerar los problemas de movilización dentro de la jornada laboral; además genera altos costos de combustible y daños por calentamiento a vehículos, lo que afecta más la economía familiar; problemas de intolerancia entre los ciudadanos que ponen en riesgo la vida de muchos, por la falta de respeto que se generan en las calles y parqueos de centros comerciales. A esto se le suma la baja productividad como país que se pierde en las calles con miles de salvadoreños; y el tráfico por horas genera e incrementa más puntos de asalto a ciudadanos que tratan de entretenerse con los “teléfonos inteligentes” y son cobardemente asaltados.

Por lo anterior, las autoridades responsables deben de poner un alto a estos tres graves problemas para los salvadoreños, y salir de la indiferencia que tienen sin enfrentarlos. Señor Presidente, gire las órdenes respectivas por favor. Los ciudadanos lo merecemos.