Mitos e historia de la independencia

Redacción 102nueve septiembre 14, 2017
102nueve

El sacerdote e historiador Luis Ayala narra detalles de historias no conocidas

En medio de un espléndido ejercicio de estudio y memoria histórica, el sacerdote Luis Ayala develó una serie de mitos que tradicionalmente se manejan en  la mente de los salvadoreños.

Durante una larga entrevista en radio 102nueve, el clérigo habló de algunas de las principales figuras que rodean parte de la primera historia independiente  de El Salvador.

Una de las primeras figuras que resalta es la del  padre Matías Delgado quien modernamente fue el primer presidente de El Salvador.

Ayala recordó, incluso, que el territorio de El Salvador se quedó pequeño porque las autoridades centroamericanas no obedecieron una Cédula Real del rey de la época quien ordenó que los países centroamericanos tuviesen un territorio similar.

Si eso se hubiese cumplido, de acuerdo con el padre Ayala, El Salvador tendría un territorio más grande.

Matías Delgado

El sacerdote, quien también es un notable historiador, dice que Matías Delgado produjo para El Salvador una de las constituciones políticas republicanas más importante de América Latina.

Delgado sostuvo un papel político y religioso importante en El Salvador que le permitió guiar los primeros años del moderno El Salvador. Pero, el padre Ayala estima que si algo consolidó el liderazgo de Matías Delgado fue su intachable conducta y su elevada credibilidad.

“Era intachable. Nadie lo podía atacar. Era sagaz, con una enorme inteligencia emocional”, dijo el padre Ayala.

El historiador dijo que, al contrario de Delgado, Manuel José Arce perdió su popularidad, y no llegó a ser el primer prócer salvadoreño porque cuando le gana la presidencia de la Federación de Centroamérica a Cecilio José del Valle, comenzó a atacar a San Salvador.

“Se confabuló con Guatemala y no fue leal a su pueblo. Entonces el pueblo se lo cobró”,dijo el padre Luis Ayala.

El sacerdote y activo jugador de fútbol, como lo narra, también criticó a Francisco Morazán como parte de su análisis histórico ligado a los hechos de la Independencia salvadoreña.

“Morazán no tiene nada de prócer. Quería una unión a garrote. No fue concertador. Le hizo la guerra a todos los países”, dijo Ayala en medio de la narración de una serie de anécdotas personales.

Obispo Delgado

Ayala dice que descubrió en los archivos eclesiásticos unas setenta cartas de todos los ayuntamientos de El Salvador en las que se pedía al Rey y al Papa que nombrara a José Matías Delgado como Obispo de San Salvador.

En ese tiempo el Rey seleccionaba y el Papa confirmaba. Pero con la llegada de la Independencia, las comunidades salvadoreñas lo declararon Obispo.

Eso permitió que Delgado mantuviera a los sacerdotes salvadoreños unidos, después de la Independencia.