MS13 ordena derramamiento de sangre en Nueva York

Redacción 102nueve.com junio 16, 2017
Agencia

Las declaraciones surgieron en el proceso judicial de 41 pandilleros en Long Island. Las ordenes provinieron desde El Salvador.

Medeline Singas, fiscal del distrito de Nassau, en Long Island, en Estados Unidos, anunció a través del medio Univisión 41,  que líderes de la organización criminal La Mara Salvatrucha han ordenado “incrementar la violencia y  el derramamiento de sangre” en la ciudad de Nueva York.

Este anuncio ha surgido a partir de un proceso judicial en contra de 41 supuestos miembros de esta pandilla, atrapados por una operación policial contra bandas criminales en esa ciudad. La mayoría de ellos podrían enfrentar cadenas perpetuas si son hallados culpables. Todos los imputados tienen una edad entre los 15 a los 30 años.

Los últimos detalles indicaron que los presuntos criminales armaron un proceso de reclutamiento para intimidar a niños y jóvenes latinos en Nueva York y que las ordenes provinieron desde El Salvador. “Es desgarrador ver la evolución de estos niños en las fotos que publicaban en Facebook” indicó Singas y subrayó que “los que intentan salir de la pandilla sellan su sentencia de muerte”.

La Mara Salvatrucha, a la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le ha declarado la guerra, ha aumentado su presencia en la Gran Manzana. Esto ha alertado a las autoridades estadounidenses.

A través de investigaciones se supo que esta organización criminal obliga a niños de origen latino, desde 8 y 9 años, a entrar a la banda, forzándolos con amenazas de muerte a ellos y a sus familias. Normalmente escogen a menores vulnerables, con poco apoyo de sus familiares y recién llegados a la ciudad, indicó la fiscal de Nassau.

Las autoridades de seguridad y prevención de Nueva York reiteraron que “no pararán hasta erradicarlos” y que se mantendrán implacables para que sus esfuerzos logren  “parar a la MS-13 en su reclutamiento de nuestros colegios y derramamiento de sangre en nuestras calles” informaron al periódico The New York Post.